Usted se encuentra aquí: Home
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Buscar

Club de la Constitución

Club de la constitución

Bienvenido al Club de la Constitución.

Sep14

Respetar y proteger la Constitución

Nuestra Constitución de 1978 y, por extensión, todo el sistema constitucional que de ella deriva, nunca había recibido tantos ataques, desprecios, improperios y amenazas, como está padeciendo en este tiempo. De manera un tanto incomprensible y también, por qué no decirlo, asalvajada; estos ataques no solamente provienen, en muchos casos, de quienes conocen nuestro sistema constitucional y de él se benefician más directamente, sino también de quienes ignoran por completo sus artículos. Creo no exagerar, si afirmo que hoy existe una múltiple y efusiva estrategia de agitación social que apunta directamente a la Constitución y que nos lleva a leer cosas como «el Tribunal Constitucional es inconstitucional», «las leyes no son democráticas» o «el proceso constituyente de 1978 fue una pantomima».

Se trata de afirmaciones que siguen extendiéndose entre la opinión pública y que sólo pueden comprenderse, bien por el desconocimiento, bien por la maldad, o bien por el complicado contexto político, económico y social en el que nos encontramos. Un contexto en el que, a mi modo de ver, existe claramente una línea de actuación política y mediática, con la complicidad de otros sectores de la sociedad, tendente a desordenar las ideas de la ciudadanía sobre conceptos básicos que aseguran la convivencia.

 

Leer más...
 
Jun19

Discurso íntegro de D. Felipe VI

"Comparezco hoy ante Las Cortes Generales para pronunciar el juramento previsto en nuestra Constitución y ser proclamado Rey de España. Cumplido ese deber constitucional, quiero expresar el reconocimiento y el respeto de la Corona a estas Cámaras, depositarias de la soberanía nacional. Y permítanme que me dirija a sus señorías y desde aquí, en un día como hoy, al conjunto de los españoles.Inicio mi reinado con una profunda emoción por el honor que supone asumir la Corona, consciente de la responsabilidad que comporta y con la mayor esperanza en el futuro de España.Una nación forjada a lo largo de siglos de Historia por el trabajo compartido de millones de personas de todos los lugares de nuestro territorio y sin cuya participación no puede entenderse el curso de la Humanidad.

d-felipe

 

Leer más...
 
Jun08

Carta Abierta a D. Manuel Morales. Coordinador de IU de Granada.

Estimado Sr.:

Como ciudadano, quedo perplejo y atónito tras la lectura de sus declaraciones en la edición del periódico Ideal el pasado 5 de junio. Usted afirma que: “Parece mentira que en 2014 tengamos que luchar por el derecho a votar". Es ciertamente increíble que un representante político profesional, como lo es usted, explicite públicamente y sin temor alguno al ridículo, su desconocimiento  de la legalidad vigente,  y lo que es peor, de la Constitución Española.

Usted debería ser consciente de que, a lo largo de su vida como profesional de la política, ha debido jurar o prometer en varias ocasiones, defender y respetar la Constitución Española. Usted debe saber que, para realizar un referéndum sobre un nuevo modelo de Estado, debe realizarse un cambio, que en su propuesta,  no es una reforma de la Constitución,  pues reforma significa: “acción y efecto de reformar o reformarse. 2. Lo que se propone, proyecta o ejecuta como innovación o mejora de alguna cosa”. Y, dudo que proponer la III República a estas alturas, sea una mejora y cuanto más una “innovación”. Créame Sr. Morales, lo que usted y muchos como usted proponen, ni afecta a la mayoría de la ciudadanía, ni supone una mejora del actual modelo de Estado que desde 1978, poseemos gracias, entre otros, a los votos de los entonces diputados del Partido Comunista de España, con D. Santiago Carrillo a la cabeza, quienes demostraron tener un alto sentido de Estado y del deber como españoles. ¿Cree usted que aquella votación fue antidemocrática o dictatorial?

Usted pide la República. Usted quiere una “res-publica”. Usted, es un servidor público como Delegado de la Consejería de Fomento, es un “res-publicano”, pues tiene obligación, comprometida por su juramento o promesa,  de mejorar la vida de los granadinos en lo que a infraestructuras se refiere.  Porque ¿usted sabrá lo que significa la palabra “república”?. Se lo recuerdo: es la acción de encargarse de la “res” (cosa), “publica” (del pueblo). Pues ejecute su tan deseado republicanismo en lo que está obligado a hacer por los votos de, al menos, los que confían en usted. Cumpla con sus promesas.

Finalmente, Sr. Morales, usted ha decido rebajar a la categoría de anécdota, lo que es un delito. Usted, no arrancó y destrozó la Enseña Nacional, es verdad, no lo hizo. Pero usted se hizo una fotografía, mientras uno o unos manifestantes la destrozaban.  Usted, que ha prometido o jurado defender la Constitución Española, es cómplice por omisión, de ese delito. Usted democráticamente elegido, tenía el deber y la obligación de defender esa Bandera. Mal republicano será si es incapaz de tal acción. ¿O es que una franja de color morado cambiará su ética profesional?

Sr. Morales, atienda sus obligaciones, pues políticos que piensen y se consideren republicanos no son una preocupación para la gran mayoría demócrata de los españoles, siempre respetando el orden Constitucional. Pero políticos como usted, sí forman parte de esa casta privilegiada, que constituyen la tercera preocupación o el tercer gran problema para los españoles, si leemos la última encuesta del CIS.

7 de Junio de 2014

Carta al director del periódico Ideal de Granada

 

 
Jun03

DISCURSO DEL REY

abdicacion

Abdicación de SM. Juan Carlos I. 

Me acerco a todos vosotros esta mañana a través de este mensaje para transmitiros, con singular emoción, una importante decisión y las razones que me mueven a tomarla.

En mi proclamación como Rey, hace ya cerca de cuatro décadas, asumí el firme compromiso de servir a los intereses generales de España, con el afán de que llegaran a ser los ciudadanos los protagonistas de su propio destino y nuestra Nación una democracia moderna, plenamente integrada en Europa.

Me propuse encabezar entonces la ilusionante tarea nacional que permitió a los ciudadanos elegir a sus legítimos representantes y llevar a cabo esa gran y positiva transformación de España que tanto necesitábamos.

Hoy, cuando vuelvo atrás la mirada, no puedo sino sentir orgullo y gratitud hacia vosotros.

Orgullo, por lo mucho y bueno que entre todos hemos conseguido en estos años. Y gratitud, por el apoyo que me habéis dado para hacer de mi reinado, iniciado en plena juventud y en momentos de grandes incertidumbres y dificultades, un largo período de paz, libertad, estabilidad y progreso.

Fiel al anhelo político de mi padre, el Conde de Barcelona, de quien heredé el legado histórico de la Monarquía española, he querido ser Rey de todos los españoles. Me he sentido identificado y comprometido con vuestras aspiraciones, he gozado con vuestros éxitos y he sufrido cuando el dolor o la frustración os han embargado.La larga y profunda crisis económica que padecemos ha dejado serias cicatrices en el tejido social, pero también nos está señalando un camino de futuro cargado de esperanza.

Estos difíciles años nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad.

Y, como contrapeso, también han reavivado la conciencia orgullosa de lo que hemos sabido y sabemos hacer y de lo que hemos sido y somos: una gran nación.

Todo ello ha despertado en nosotros un impulso de renovación, de superación, de corregir errores y abrir camino a un futuro decididamente mejor. En la forja de ese futuro, una nueva generación reclama con justa causa el papel protagonista, el mismo que correspondió en una coyuntura crucial de nuestra historia a la generación a la que yo pertenezco.

Hoy merece pasar a la primera línea una generación más joven, con nuevas energías, decidida a emprender con determinación las transformaciones y reformas que la coyuntura actual está demandando y a afrontar con renovada intensidad y dedicación los desafíos del mañana.

Mi única ambición ha sido y seguirá siendo siempre contribuir a lograr el bienestar y el progreso en libertad de todos los españoles.

Quiero lo mejor para España, a la que he dedicado mi vida entera y a cuyo servicio he puesto todas mis capacidades, mi ilusión y mi trabajo.

Mi hijo Felipe, heredero de la Corona, encarna la estabilidad, que es seña de identidad de la institución monárquica.

Cuando el pasado enero cumplí 76 años consideré llegado el momento de preparar en unos meses el relevo para dejar paso a quien se encuentra en inmejorables condiciones de asegurar esa estabilidad.

El Príncipe de Asturias tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesaria para asumir con plenas garantías la Jefatura del Estado y abrir una nueva etapa de esperanza en la que se combinen la experiencia adquirida y el impulso de una nueva generación. Contará

para ello, estoy seguro, con el apoyo que siempre tendrá de la Princesa Letizia.

Por todo ello, guiado por el convencimiento de prestar el mejor servicio a los españoles y una vez recuperado tanto físicamente como en mi actividad institucional, he decidido poner fin a mi reinado y abdicar la Corona de España, de manera que por el Gobierno y las Cortes Generales se provea a la efectividad de la sucesión conforme a las previsiones constitucionales.

Así acabo de comunicárselo oficialmente esta mañana al Presidente del Gobierno. Deseo expresar mi gratitud al pueblo español, a todas las personas que han encarnado los poderes y las instituciones del Estado durante mi reinado y a cuantos me han ayudado con generosidad y lealtad a cumplir mis funciones.

Y mi gratitud a la Reina, cuya colaboración y generoso apoyo no me han faltado nunca.

Guardo y guardaré siempre a España en lo más hondo de mi corazón.



 
Página 1 de 4

Publicidad

Pilar del Toro - Granada
Las Tinajas

Actividades

Ciclo de Conferencias del curso 2013/2014:

España en su laberinto: ¿qué hacer?


Twitter

Constitución 1978

La Nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

- Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las leyes conforme a un orden económico y social justo.

- Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la ley como expresión de la voluntad popular.

- Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

- Promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida.

- Establecer una sociedad democrática avanzada.

- Colaborar en el fortalecimiento de unas relaciones pacíficas y de eficaz cooperación entre todos los pueblos de la Tierra.

Tribuna Abierta

Argumentos para el debate,  de Francesc de Carreras en El País


Argumentos para el debate

 La parte favorable a una Cataluña dentro de España comienza a hacerse oír 


La opción independentista catalana fue en continuo ascenso desde la manifestación del 11 de septiembre de 2012 hasta hace unas semanas. Los argumentos a favor de que Cataluña se separara de España eran dominantes en los medios de comunicación catalanes. Las posiciones contrarias eran escasas y apenas escuchadas... Leer Más >>

Francesc de Carreras profesor de Derecho Constitucional

19 -02-2014

Sigue al Club de la Constitución en:


facebook_logo


mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter

 , 
Hoy es : Oct 25, 2014

Últimos artículos

Contacto

Cool T-shirt

Contacte con nosotros para consultas o inscripciones en el Club de la Constitución en la dirección de correo webmaster@clubdelaconstitucion.com o mediante nuestro formulario web